La mayoría de nosotros experimenta a diario el ritmo que impone la vida actual. Estamos ocupados y hacemos mil de cosas a la vez: comprobar el correo mientras comemos o contestar un whatsap desde una reunión de trabajo; subir las fotos del último viaje mientras trabajamos desde el ordenador o hablamos por teléfono. Creemos que así optimizamos nuestro tiempo, pero en realidad esa diversificación hace que aprovechemos el tiempo mucho peor y, lo que es más importante, no disfrutamos tanto de las cosas. Ejemplo si vemos una pelicula mientras cenamos no disfrutamos tanto de la cena ni apreciamos tanto la pelicula: las actividades que se simultanean se aprecian menos, porque uno no pone el 100% de su atención en ellas.
Cuando ponemos verdaderamente toda atención en lo que estamos haciendo, estamos realmente en el momento y no pensamos en nada más, en ese instante estamos saboreando la vida, debuta cada instante, puedes encontrar placer si sabes deleitarte con cada segundo que vives, comete ese esquinita de mundo como si te lo estuvieras comiendo completo.
Hay una frase que me gusta mucho que dice: “Saborea el presente sorbo a sorbo como si de un buen vino se tratase, no te lo bebas todo de golpe, ni lo guardes para disfrutarlo otro día” , en otras palabras tomate tu tiempo para soñar, descubrir, disfrutar, inventar, reír, imaginar, sentir y saborear la vida a tu manera. Mi Bello Namaste para todo y recuerden Dale Yoga A Tu Vida.

Pin It on Pinterest

Shares
0